Por qué Hespérides?

En la Enciclopedia temática e ilustrada de Canarias, en su apartado de Historia Mitológica, leemos lo siguiente:

Casi todas las Historias de Canarias, al menos las más clásicas, como las de Torriani, Abreu Galindo, Viera y Clavijo, Millares Torres, Chil y Naranjo, entre otras, suelen dedicar algunos de sus capítulos a comentar la Mitología Canaria. Así, por ejemplo, Viera y Clavijo dedica a varias páginas del libro primero de su conocida Noticias de Historia General de las Islas Canarias a debatir por qué nuestras islas fueron representadas por Campos Elíseos, o por qué se llamaron Islas afortunadas, o si son las Hespérides y las Górgades, o por qué su epíteto de Atlántica, o si fueron parte de la Atlántida de Platón.
Uno de los últimos trabajos que se encomiendan a Heracles, Hércules en latín, es la búsqueda de las manzanas de oro en el Jardín de las Hadas de las Hespérides. Las Hespérides propiamente significan “La Occidentales”, por lo que el mítico Jardín es otro más de los mitos ubicados en el extremo occidental del mundo antiguo. La búsqueda de unas manzanas de oro, celosamente guardadas por los dioses en un fabuloso jardín, representaría la existencia de un paraíso, objeto de los deseos humanos y la posibilidad de ser inmortal, significando el dragón que lo custodia, las terribles dificultades de acceso al mismo. Todo en este mito resulta muy complicado. Un episodio esencial es el encuentro de Hércules con el titán Atlas que aparece sosteniendo el universo por los parajes occidentales del fin del mundo en castigo por su lucha contra Zeus, señor de todos los dioses. El mito del Jardín de las Hespérides es, junto con el de la Atlántida, uno de los que más intensamente se han puesto en relación con las Islas Canarias.
Los argumentos que se esgrimen son esencialmente los siguientes: identificación de Atlas con el Teide; equiparación de las Hespérides con unas islas en el Océano Atlántico; localización del famoso Jardín en uno de los valles canarios, casi siempre en la Orotava; identificación de las míticas manzanas con algún fruto de estas tierras, el níspero por ejemplo. Tal identificación empezó ya a comienzos del siglo XVI cuando el humanista sevillano Pedro de Medina, en su obra Grandezas de España, decía que las tres hijas de Híspero, llamadas Hesperias, recogieron todos sus tesoros y se embarcaron para las islas que ahora llamamos Canarias por lo que desde entonces se llaman Hespérides. En 1760 Viera y Clavijo dirigió en La Laguna una representación alegórica de las Islas Canarias que tituló El Jardín de las Hespérides, con motivo de la proclamación de Carlos III como nuevo Rey de España.
El Diccionario: En el pequeño Larousse Ilustrado leemos lo siguiente:
  • Hesperia: nombre dado por los griegos a Italia y por los romanos a España.
  • Hespérides: islas fabulosas del Atlántico identificadas con Las Canarias.
  • Hespérides: primer barco polar español, botado en marzo de 1990 y destinado a la investigación oceanográfica dentro del Plan antártico español.
  • Hespérides o Hespéridas: En la mitología griega, ninfas guardianas del jardín de los dioses, en el que los árboles producían manzanas de oro que daban la inmortalidad.